martes, 26 de mayo de 2009

Mas allá del cocido de cochayuyo.



Cuando escuchamos “algas” generalmente no lo asociamos a una experiencia placentera, ya que nos recuerdan de ese cocido de cochayuyo que nos daban cuando chicos logrando que sintiéramos aversión por este tipo de alimentos.

Lamentablemente estas malas experiencias nos hicieron alejarnos de uno de los alimentos más beneficiosos que existen.

En que consisten estos beneficios:

*Aportan una gran cantidad de oligoelementos, proteínas, vitaminas y minerales (sobre todo calcio).
*Ayudan a eliminar residuos acumulados como metales pesados, excesos de proteína animal, lácteos, colesterol.
*Purifican y desintoxican la sangre y los intestinos.
*Limpian las arterias.
*Previenen el desarrollo de quistes ováricos en las mujeres.
*Estimulan y regulan la función de las glándulas endocrinas.
*Ayudan a reducir el stress por su alto contenido en Potasio y Magnesio
*Alta digestibilidad.
*Por su contenido en yodo, las algas facilitan la producción de hormonas en la glándula tiroides, las cuales aceleran la combustión de los hidratos de carbono y las grasas.
*Tienen un ligero efecto laxante.
*Mejoran la calidad de la piel, pelo y uñas (aporta más vitamina E que el germen de trigo)

Dado a su gran aporte de minerales son ideales para suplir las deficiencias de los alimentos no orgánicos que carecen de la cantidad de minerales necesaria.

Por su acción estimulante de la tiroides deben evitar consumir algas las personas que padezcan de hipertiroidismo.


Tipos, propiedades y como prepararlas.




Nori


Una de las más conocidas gracias a la proliferación del sushi.
Rica en vitamina A, excelente para el pelo y la piel.
Se puede tostar unos segundos y molerla hasta convertirla en hojuelas que se pueden espolvorear sobre la ensalada, sopas, etc.

Kombu



Especial para cocinar junto con el arroz y las legumbres ya que ablanda las fibras de los alimentos por su contenido en ácido glutámico mejorando su digestibilidad y aportando sabor.
Regula el nivel de azúcar en la sangre, es un excelente remineralizante y ayuda a tonificar y regenerar el sistema nervioso.
Requiere de una cocción mas prolongada que las demás algas.
Se usa generalmente en caldos, sopas, estofados y para cocinar legumbres y cereales integrales.

Hijiki

Contiene 14 veces más calcio que la leche (1400 mg /100 gr).
Mantiene la elasticidad y el brillo del pelo
Tonifica el riñon y ayuda a compensar los excesos de azúcar.
Tiene un sabor fuerte, se recomienda remojarla por 15 minutos y hervirla por otros 15 minutos más.
Es especial para usar en salteados, ensaladas y verduras cocidas (como la cebolla y la zanahoria.

Wakame



Rica en, ácidos grasos, calcio y vitaminas B y C.
Limpia y remineraliza el sistema circulatorio.
Su sabor es suave y para utilizarla solo hay que remojarla por 5 min. y agregarlas a platos como sopas, cocidos, arroz etc..


Agar- Agar



Es una gelatina natural rica en minerales, tiene un efecto lubricante y laxante sobre los intestinos.
Se disuelve rápidamente al hervirla y es especial para hacer jaleas, flanes, budines etc.


La mayoría de estas algas se encuentran en las tiendas orientales (léase patronato, providencia, etc). Combínalas con otros alimentos, en vez de servirlas como plato único.

Quedan muy ricas con aliñadas con salsa de soya (de buena calidad), jengibre rallado, semillas de sésamo, vinagre de arroz, etc…experimenten.

Si quieren ocupar el cochayuyo de otra forma que no sea el típico cocido, pueden poner el cochayuyo en trozos pequeños (el que venden picado en cuadritos es ideal para esto) por unos 10 min aprox. en un horno medio - bajo hasta que queden crocantes.
Esto queda perfecto en las ensaladas y sopas como reemplazo a los crutones, solo colóquenlas al momento de servir.
También pueden hacer un polvo de cochayuyo y espolvorearlo sobre el arroz, papas, en fin.. lo que se les ocurra.

Como ven hay muchas razones para incluir las algas en la alimentación, es cosa de usar la imaginación y experimentar con ellas.


Opino que en vez del comercial “Yo tomo Leche” deberían promover un “Yo como Algas” o no?